Disco premiado

   
Viernes, 15. Noviembre 2013    
premio_herrera_d.jpg

CD - Jesús Herrera

PREMIO DE INTERPRETACIóN MUSICAL

Recital de piano. Obras de  Albéniz, Monsaltvatge, Schubert, Chopin

El Colegio de España anuncia la publicación del disco de Jesús HERRERA, premio de interpretación musical del Colegio de España de Paris y del INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música) del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Texto del libreto:


Hoy en día tenemos una cantidad enorme de información al alcance de nuestras manos. Cualquier teléfono con Internet puede proporcionarnos en cualquier lugar e inmediatamente una grandísima cantidad de artículos sobre cada una de las obras que interpreto en este disco.


Considero un privilegio poder presentarme como artista gracias al Premio de Interpretación del Colegio de España en París y por eso considero que debo compartir algo propio, que se extiende desde la interpretación de este recital hasta este mismo libreto. Por lo tanto no considero oportuno llenar estas páginas con información objetiva y de todos modos fácilmente accesible, sino intentar plasmar mi acercamiento a esta música para compartir su mensaje de un modo más personal.


Pienso que comenzar este recital con esta maravillosa Sonata de Schubert en la menor muestra algo de mis prioridades en la música. Es una obra en la que la estructura determina un factor primordial y otorga una gran estabilidad. Dado a la belleza de sus elementos melódicos es muy fácil pasar a un cierto manierismo interpretativo, pero consideraría esto un grave error, ya que este propio equilibrio es el que consigue encerrar una fuerza expresiva mucho más concentrada.


Preparé esta obra como pieza obligada en un examen de conservatorio. Se sabe que en este tipo de ocasiones se cuenta con unas cuantas semanas únicamente para preparar el repertorio impuesto. Es evidente que esta obra, a través de su carácter solitario y dramático pero aún así soñador, encierra una grandísima búsqueda personal de uno de los compositores más profundos y sublimes. Me resulta absurdo que cualquier sistema educativo quiera imponer una obra como esta de este modo, ya que al contar con un tiempo tan reducido, no se inspira al intérprete a adentrarse en esta búsqueda, sino a cumplir con las expectativas de un jurado. Afortunadamente, tras superar este examen empecé a descubrir esta sonata, desvelando miles de sensaciones que compartir a través de ella y sin duda proporcionándome un placer que en rara ocasión he tenido con ninguna otra obra.


Estos Dos Nocturnos Op. 27 de Chopin son para mí obras cumbre en un género que demuestra gran parte de la esencia del romanticismo. Es cierto que mi interpretación en esta ocasión puede considerarse bastante extrovertida. Personalmente considero la música de Chopin como algo muy refinado y delicado y pesar de la pasión que contiene, este acercamiento por mi parte no me parece el más puro e idóneo. Aún así cuando escuché estas tomas me parecieron que tenían algo fresco y joven, de cualquier modo auténtico y es por esto por lo que acepté que formasen parte de este disco.


El primer nocturno es oscuro, aunque encierra constantemente algún toque de esperanza incluso en la dramática parte central. La tonalidad de do sostenido menor pasa al final de este nocturno al modo mayor, así preparando el tono enarmónico de Re bemol Mayor del segundo nocturno. Considero que no sólo este segundo nocturno es fruto del primero debido a este procedimiento armónico, sino que la paz y luz que emana el final del primer nocturno hace que la belleza melódica del segundo nocturno se pueda apreciar como un estado de elevación. Para mi este proceso de tensión y dolor del primer nocturno que se convierte finalmente en paz para pasar a una belleza absoluta puede haber supuesto para Chopin una forma de expresar un proceso de muerte e iluminación.


A pesar de no querer proporcionar información objetiva, creo que es esencial mencionar la historia que hay detrás de esta Leyenda de San Francisco de Paula caminando sobre las olas de Liszt.


La leyenda cuenta que S. Francisco de Paula necesitaba cruzar el estrecho de Messina, para lo cual solicitó ayuda a unos pescadores para que le llevasen en su barca. Debido al aspecto pobre de éste, no le quisieron proporcionar esta ayuda al no inspirarles confianza. Es por esto por lo que se encomendó a Dios para que le permitiese cruzar este estrecho caminando. Al verse esta plegaria correspondida, S. Francisco de Paula consiguió llegar a la otra orilla, suponiendo un acontecimiento grandioso y sobrenatural.


Liszt expresa la figura de S. Francisco de Paula a través de un solemne tema que aparece de distintos modos conforme se desarrolla esta historia. Aún así la concentración de este tema siempre muestra una implacable grandeza que se ve afectada por el movimiento de las olas y una gran tempestad para concluir con una oración de agradecimiento con una moraleja final que expresa la visión de que la grandeza divina es superior y absoluta.


Liszt expresa por lo tanto su aspecto religioso y su visión de lo natural y sobrenatural a través de una obra que además transmite su incomparable virtuosismo. Considero por lo tanto un gran privilegio poder interpretar una obra que no sólo muestra la gran pasión de la música de Liszt, sino que además encierra algo extremadamente importante e íntimo para él.


Evocación, El Puerto y El Albaicín son las primeras obras de Iberia de Albéniz que estudié. De algún modo he encontrado la forma de sentir que hablo mi propio lenguaje cuando interpreto estas piezas. Es como si no tuviese que hacer nada. Esto puede parecer contradictorio, ya que es una música llena de exigencias, de detalles que requieren un estudio minucioso de cada una de las numerosísimas indicaciones que indica la partitura. De todos modos creo que detrás de todo esto se esconde la frescura y naturalidad de un compositor sencillo y sincero. Es por esto por lo que pienso que no es descabellado hacer una afirmación tan arriesgada como esta.


Este repertorio además supone para mí algo muy importante, como es el entusiasmo y exigencia que me otorgó poder recibir clases de Alicia de Larrocha. A pesar de haber también trabajado muchos otros estilos musicales en estas clases, esta música fue la que me hizo poder tomar contacto con ella y fue la que supuso el reto para mí de poder expresar algo que pudiese llegar a interesar a una de las más grandes pianistas de la historia. La ilusión de poder conseguir este objetivo hizo sin duda que esta alegría de expresarme a través de la música se impregnase mucho más aún en mí.


La Sonatine pour Yvette de Montsalvatge me resulta una obra encantadora. El hecho de que la escribiese inspirado en su hija cuando era pequeña y además utilizando temas infantiles me parece algo entrañable, pero de todos modos, su lenguaje esconde tantos claroscuros que en ningún momento consideré la opción de edulcorar esta música.


No me resultaría justo desaprovechar la aspereza de sus armonías o el virtuosismo de su tercer movimiento, el cual permite desplegar unos aspectos pianísticos que son sin duda una gozada para el intérprete. No hay que olvidar de todas formas que el misterio y sensualidad de su segundo movimiento es algo que realmente no parece enfocado a lo infantil, por lo que esto me asegura en este acercamiento: es una obra inspirada en la ternura de su hija y escrita en su homenaje pero con todos los contrastes de su lenguaje personal.


Quisiera concluir este pequeño texto con mi más sincero agradecimiento al Colegio de España en París por brindarme esta oportunidad, así como a mis maestros y familia, los cuales me han dado las herramientas para poder experimentar que la música es una forma de descubrirse a si mismo a través de los mensajes de grandes personajes a lo largo de la historia. Estos mensajes considero además que sirven a su vez para ser compartidos y por lo tanto para crecer colectivamente a través de la visión y apreciación individual tanto del intérprete como de cada persona en el público.

Volver